Jabón de Leche de Cabra, Avena y Germen de Trigo

SSA40084
Ya estoy de vuelta para presentaros este jabón . No es un café capuchino pero ha salido así, a veces creo que hacer un jabón es como un parto, en el sentido de que hasta que no se hace el jabón no sabes “qué cara” va a tener… aunque después de esta pausa, en parte por  la falta de financiación para material y en otra, por revoluciones personales elevadas a sociales, me he dado cuenta de que se me está dando mucho mejor, no tengo tanta inseguridad en parte porque voy conociendo ( y prediciendo) las fases de la saponificación.   Nos metemos en harina y os paso mi receta para 1800 gr. Lo he hecho en dos partes, una tiene 1200 gr y otra 600gr la exactamente la misma receta excepto la parte más “blanca” que lleva un poco de dióxido de titanio (aún estoy un poco reticente con lo del colorido…), podéis pinchar en los ingredientes para más información.
747 gr. de aceite de oliva virgen
223 gr. de aceite de coco
111 gr. de manteca de cacao
112 gr. de aceite de germen de trigo (es el sobre-engrasado al 8%. Concentración 28%)
405 gr. de leche de cabra (congelada )
157 gr. de hidróxido de sodio
50 gr. de avena integral molida
Aceites esenciales de incienso, palmarrosa y naranja.
Este jabón está ideado para duchas matinales y pieles delicadas, aunque es perfecta para todas las pieles.La leche de cabra, la avena y la miel hacen un equipo perfecto para luchar contra las pieles castigadas , arrugas y sequedad. Es un jabón cremoso que “te mima” tiene un olor que despierta sentimientos de ternura. Creo que es por la palmarrosa. La línea central la he hecho con cacao, según me ha enseñado  Maku que hace unos jabones impresionantemente bellos, para ser la primera vez estoy bastante satisfecha con el resultado no hace falta que os diga que he vuelto a usar los sellos, me gusta como quedan. El aceite de germen de trigo es la panacea de la Vitamina E, ideal para combatir la edad y mantener la piel joven. La leche de cabra, ya la usaba Cleopatra  y la avena como exfoliante suave y calmante de pieles irritadas.  Ya sé que alargo mucho las entradas explicando cada ingrediente pero me gusta que sepáis que estas fórmulas tienen su fundamento, aunque intentaré ser más breve y menos “técnica”. Espero que os gusten.
Aceite de Germen de Trigo.


El aceite de germen de trigo es un aceite vegetal obtenido por el prensado en frío del germen de trigo fresco. Su rendimiento como aceite es muy bajo, ya que para obtener un litro de aceite de germen de trigo son necesarios más de 550 kilos.
Es la fuente natural más abundante en la naturaleza de vitamina E. Entre las propiedades de esta vitamina en el organismo están las siguientes., Esta Vitamina nos ayuda a retardar los síntomas del envejecimiento y favorece la fertilidad. Por su acción vasodilatadora nos ayuda a prevenir infartos así como otras enfermedades cardiovasculares.
- A nivel interno: Funciona como antioxidante, ayuda a reducir la fatiga del corazón y evita que las células envejezcan prematuramente. Es un vasodilatador natural, por lo que favorece la circulación y evita que se formen trombos. Esto hace que esté indicada para personas que sufren varices o problemas coronarios. Ayuda a la absorción de las grasas para que sean eliminadas, es fundamental para el buen funcionamiento del hígado. Ayuda a la fertilidad. La vitamina E es fundamental para el normal funcionamiento de la glándula pituitaria. La reproducción, el crecimiento normal y para el buen funcionamiento de la glándula pituitaria, los nervios y el corazón.  La Vitamina E que contiene el aceite de  germen de trigo ayuda a mantener la atención y mejora la memoria, por lo que está especialmente recomendado para estudiantes en época de exámenes, ya que reduce la sensación de cansancio intelectual.
Usando el aceite de germen de trigo como tópico lograremos hidratar profundamente la piel y darle una gran elasticidad. Por ello, cada vez son más las marcas de cosméticos que añaden a sus cremas antiedad unas gotas de aceite de germen de trigo. Si no tenemos ganas de gastar dinero, bastará con empapar un algodón en algunas gotas de aceite de germen de trigo y extenderlo sobre la cara lavada y seca un par de veces a la semana.
Para las embarazadas, su uso tópico previene la aparición de estrías. Para beneficiarnos del aceite de germen de trigo sólo tendremos que aplicarlo sobre la piel como si se tratase de una crema hidratante normal. Verás que la piel queda suave y que la cantidad de estrías que aparecen se reducen, ya que es un vasodilatador.
También podemos usar el aceite de germen de trigo para los problemas de caspa, añadiendo unas gotas a tu champú anticaspa normal.
Fuente
Leche de Cabra


Todo el mundo ha oído hablar en algún momento aunque sea de forma anecdótica de los baños que tomaba Cleopatra de leche de burra, pero en nuestra mente se ha dibujado una imagen más fantástica que realística de un secreto de belleza conocido desde la antigüedad: las lipoproteínas.
Todos sabemos que las cremas se presentan siempre en un excipiente de color blanco y ciertas lociones se venden bajo el nombre “leche desmaquillante”, “leche limpiadora”, “leche hidratante” o “leche corporal”.
La leche de cabra, como toda leche, contiene unos glóbulos grasos que son agrupaciones de moléculas de grasa acompañadas de proteínas  que dan lugar a una estructura de mayor tamaño. En el caso de la leche de cabra este glóbulo es de muy pequeño tamaño razón por la cual no forma la típica capa de grasa cuando se deja reposar o se hierve como lo hace la de vaca. Esto se debe a que al ser el glóbulo graso de pequeño tamaño está literalmente “muy diluido” en el líquido lácteo y por lo tanto no se separa con facilidad (naturalmente homogenizada). Esta es una de las grandes ventajas de la digestibilidad de la leche de cabra respecto a la leche de vaca y una de las razones de porqué el queso de cabra  tiene sus características propias. Pues bien, esta característica es lo que coloca a leche de cabra a la cabeza de las materias primas de los cosméticos. De las cabras las que producen la leche con más grasa son las más recomendables.
¿Cómo actúa la leche de cabra en la piel?
La leche al contacto con la piel debería proporcionarle de forma directa los nutrientes que se encuentran disueltos en ella, pero esta no es solamente su función, va más allá.  Las lipoproteínas ayudan al paso de los nutrientes y del agua a través de la membrana de las células epiteliales llevando los nutrientes y el agua dentro de las células de la propia piel, esta es la razón por la cual se queda la piel tan suave después de usar los jabones de leche de cabra en vez de los jabones convencionales. Por ello la leche de cabra en los cosméticos no actúa solamente nutriendo por su composición química, sino que acompaña e introduce los nutrientes dentro de la célula, esta virtud la hace especialmente importante en pieles dañadas y alérgicas que tienen una fisiología y un metabolismo alterados, y una capacidad de nutrición, y por lo tanto de regeneración, menor.
Otros ingredientes importantes son los alfa hidroxiácidos, los minerales y las vitaminas, que ayudan a la nutrición celular. Cuanto más grasa sea la leche mejor será el jabón que se extraiga de ella.

Fuente
Avena

La avena es un cereal conocido desde la antigüedad y está muy extendido en zonas templadas de Europa y América del Norte. Básicamente, se cultiva para uso alimentario ya que tiene grandes propiedades nutritivas. Pero además, la avena presenta unas cualidades dermocosméticas muy importantes. Por ello es uno de los principales activos de muchos de los productos de cosmética que utilizas diariamente.
Cada vez son más los productos cosméticos que contienen avena. Este tipo de productos pueden utilizarse sobre todas las pieles, exceptuando las alérgicas a la avena. Es aconsejable que la usen personas con dermatitis atópica y los bebés. Esto se debe a que las propiedades dermatológicas de la avena son muchas y muy variadas:
  • Sus partículas absorben la suciedad y los residuos celulares respetando y cuidando la estructura cutánea.
  • Debido al fósforo que contiene, disminuye la dureza del agua, lo que se traduce en una acción suavizante y relajante.
  • Al estar compuesta de lípidos y substancias absorbentes de agua, evita la deshidratación de la piel y mantiene una barrera protectora frente a las agresiones externas.
  • Las proteínas que contiene mantienen el pH de la piel en 5,5. (aunque no es aplicable a nuestros jabones, ligeramente alcalinos).
  • Produce una acción hidratante y emoliente sobre la piel.
  • Calma las irritaciones de la piel, tanto de origen alérgico como de otra causa, así como el prurito y la picazón de la psoriasis.
Fuente

5 comentarios:

Maku dijo...

Estupendo Patricia, una vez hecha la primera linea.... las demás son iguales,jajaja
Está verdaderamente bonito el jabón, y tiene además un aspecto tentador, apetecible...felicidades
Besos

Sheila dijo...

Me parece un jabón de lujo Patri!Enhorabuena por él
Besos

RePatrix dijo...

Sinceramente, muchas gracias por todo vuestro apoyo y vuestra solidaridad jabonil!

monika dijo...

Te quedo precioso y tiene unos ingredientes estupendos.un beso y los sellos me encantan

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho todo lo que he visto. Una cosa, lo sellos donde los has encontrado? Gracias!!

Publicar un comentario