Encuentro de coaching jabonero

Ayer pasé por La Trastienda de Mendrulandia  a  recoger mi nuevo pedido de materia prima (incluye colorante para jabón, pues no quiero repetir resultado estético como el del jabón de romero) y además de estar Isa, tuve la enorme suerte de conocer a Maribel. Allí estaban las dos vistiendo  jabones para una boda (no es broma) y ahí estaba yo embelesada, percibiendo todo el amor que le ponían a su trabajo.   El jabón de algas y arcillas ya lo había visto antes por internet, y me hizo ilusión tenerlo entre mis manos, porque a veces la red se convierte en un simple ideario separado del mundo de los sentidos, de lo que nos rodea.  Me sentí como Alicia cayendo por el túnel.  Compartimos impresiones y recibí buenos consejos jaboneros, no sólo sobre el jabón en sí, sino cómo nos relacionamos con las personas a través de ellos, si se venden,si se regalan... todo un coaching jabonero, recibiendo su gran experiencia y reafirmándome en otras actitudes propias de las que no estaba segura, algo para mí totalmente motivador. Por cierto, me regalaron todos los jabones que os enseño en la foto (huelen genial) y ahí si que os puedo confesar que tuve una especie de catarsis empática con ellas, Isa regalándome jabones y yo reflejándome totalmente en ella, pues también me encanta hacerlo,  aunque ya sabemos  que esta irresistible práctica no es rentable, pero claro, lo irresistible es lo que tiene. Desde este humilde blog les hago este pequeño homenaje y les doy las gracias por arroparme con su calidez, amabilidad y experiencia.

PD. Maribel, quizás algún día me apunte a uno de tus talleres.

isa y maribel

2 comentarios:

Marina dijo...

Fue muy divertido. Eres un torbellino de energía, en cuanto tengas un poco más de confianza en tu potencial jabonero, vas a ser la bomba!! a ver si terminamos de vestir los jabones y te los enseñamos. Un beso gordo y gracias por la entrada!

Sergio dijo...

Enhorabuena por esa experiencia mística.
Un abrazo

Publicar un comentario